Montserrat

La creatividad

San Pedro Damian, Cardenal y Obispo de OstiaExistencia éticamente valiosa es aquella que no se recluye en sí misma, ni se entrega al servicio de sus propios intereses, sino contribuye a crear con las demás campos de juego en que alcanzan toda su plenitud. La teoría de la creatividad muestra con nitidez que la actividad ética y la religiosa no son ni interiores ni exteriores, sino ambitales, relacionales. (Alfonso López Quintás – Manipulación del hombre en la defensa del divorcio)

El P. Faber y el liberalismo

Del P. Faber, a quien no se tachará de poco ilustrado, intercalamos aquí un precioso fragmento a propósito de sus famosos compatricios Milton y Byron. Decía así el gran escritor inglés, en una de sus hermosísimas cartas: “No comprendo la extraña anomalía de las gentes de salón, que citan con elogio a hombres como Milton y Byron, manifestando al mismo tiempo que aman a Cristo y ponen en Él toda esperanza de salvación. Se ama a Cristo y a la Iglesia, y se alaba en sociedad a los que de Ellos blasfeman; se truena y se habla contra la impureza como cosa odiosa a Dios, y se celebra a un ser cuya vida y obras han estado saturadas de ella. (Sardá y Salvany – El liberalismo es pecado)

El bien humano

La política persigue el logro del bien humano que, siendo del hombre, lo es también de la ciudad; es por eso un “bien común”, el bien que es “actualización de la naturaleza humana”, que reconoce la diversidad humana y la une; y así, siendo común, es “afirmación de pluralidad”. Por eso Rosmini -recordado por Castellano- sostenía que el bien común es el verdadero bien humano (la virtud) que, siendo propio de cada hombre, es común a todos los hombres. Ningún fin convencional es compatible con la naturaleza humana, porque ésta no lo consiente en tanto no puede satisfacer las exigencias de esa naturaleza, de donde se sigue que el fin de la política no puede ser nunca un bien ajeno a la naturaleza humana. (Juan Fernando Segovia – Verbo)

Los tiranuelos parlamentarios

Los liberales españoles no tienen derecho a hablar de la unidad nacional, que han disuelto, ni de la integridad de la Patria, que han mutilado. Y esto debería abrir los ojos a muchos que parece que tienen miedo a la luz, para ver que España no hay más  separatistas que los partidos liberales. (Juan Vázquez de Mella – El Verbo de la Tradición)

Historicismo de Croce

Si la Teodicea es la justificación de Dios por la razón, la “teodicea inmanente” de Croce viene a ser la justificación por la razón de la burguesía liberal. El historicismo de Croce es, pues, puramente descriptivo, o sea justificatorio del status quo y, al considerar la filosofía una ciencia del espíritu, no puede reconocer carácter de filosofía de la historia a una filosofía que da primacía al momento económico. (Aquilino Duque – Razón Española)

Liberalismo decimonónico

Esta ignorancia de la historia y de la doctrina católica lleva a muchos católicos “conservadores” de los Estados Unidos y de otros países a entrar en acuerdos y compromisos inaceptables con los herederos intelectuales de la Ilustración o con los representantes contemporáneos del liberalismo decimonónico. Un ejemplo claro de estas deformaciones es la aceptación por parte de un sector de católicos “conservadores” en los Estados Unidos de parte de la doctrina “libertaria”. (Mons. Ignacio Barreiro Carámbula – Verbo)

Me da su poder

Contra su escabel se estrellan todas las emboscadas del enemigo. En estos momentos de la unión Dios me sostiene con su poder; me da su poder, y me capacita para amarlo. El alma nunca lo alcanza con sus propios esfuerzos. Al comienzo de esta gracia interior, me llenaba el miedo y empecé a guiarme, es decir dejarme llevar por el temor, pero poco después el Señor me dio a conocer cuánto eso le desagradaba. Pero también esto lo decidió Él Mismo, mi tranquilidad. (Santa María Faustina Kowalska – Diario – La Divina Misericordia en mi alma)