El Consiliario

Virgen María rezando el Rosario* Los endemoniados de estos tiempos quieren sustituir la idea de Dios por la del hombre. Sustituirán todas las ideas que quieran, pero Dios permanecerá eternamente. Dios es eterno e infinito en sus perfecciones.

* No perdamos la paz y la calma. San Pablo dijo que: “Primero tiene que venir la apostasía y manifestarse el hombre el pecado”. Somos cientos de millones de católicos. Es verdad que muchos han apostatado.

* La dignidad del hombre está en su elevación al orden sobrenatural por la gracia de Dios. Sin gracia de Dios, el hombre queda en el orden natural, un “animalico” más. Con una buena confesión vuelve a ser hijo de Dios.

* “Con mayor razón en el Cielo el gozo grandísimo de Jesús será dar simplemente gozo y más gozo en compañía íntima con su Madre; y dar gozo precisamente a los bienaventurados del Cielo, hermanos suyos para siempre, en compañía de la Virgen, Madre de todos. Aquí se juntan las máximas alegrías después del gozo beatifico: la alegría de Jesús, la de la Madre y la de los hermanos ¡Que espectáculo el de esa mutua comunicación de todos hermanos en compañía de la Madre y del “Hermano Mayor” que se sacrificó y murió por todos! Nada hay que estorbe a ese coro patente de alegría y amor”. (Francisco Segarra, S.I.)