Montserrat

Alegría de ser hija de la Iglesia

Sagrado Corazón de Jesús Rey del UniversoCasi cada solemnidad en la santa Iglesia me da un conocimiento más profundo de Dios y una gracia especial, por eso me preparo a cada solemnidad y me uno estrechamente al espíritu de la Iglesia. Qué alegría ser una hija fiel de la Iglesia. Oh, cuánto amo a la santa Iglesia y a todos quienes viven en ella. Los miro como miembros vivos de Cristo que es su Cabeza. Me inflamo de amor con los que aman, sufro con los que sufren, el dolor me consume mirando a los tibios y a los ingratos; entonces procuro un amor tan grande hacia Dios que compense por aquellos que no lo aman, que alimentan a su Salvador con negra ingratitud. (Santa María Faustina Kowalska – Diario – La Divina Misericordia en mi alma)

El hombre real

Defendemos al hombre real en su ubicación histórica concreta y no al “ciudadano” abstracto del liberalismo. Los hombres, contrariamente a lo que sostienen la Declaración de los Derechos del Hombre de la Revolución Francesa y la Declaración de Independencia de los Estados Unidos, no son iguales en sus circunstancias reales. El igualitarismo liberal está basado en ilusiones y en una fe optimista en la bondad básica de todos los seres humanos. Las personas tienen diferentes talentos y virtudes y diferentes educaciones que los lleva a participar en la vida social en forma diversa. (Mons. Ignacio Barreiro Carámbula – Verbo)

El actualismo

El distanciamiento entre Croce y Gentile sobreviene porque este último considera que el historicismo de aquél es una filosofía puramente especulativa, que la idea hegeliana del llegar a ser es puro concepto sin correspondencia real y que, sin salir de la filosofía como ciencia del espíritu, no hay por qué negarle al marxismo su carácter de filosofía de la historia, sino hacer su crítica y sobrepasarlo para que coincidan historia y filosofía. Esto es el actualismo. (Aquilino Duque – Razón Española)

Patria española

El Estado monstruo que han fabricado con tantas rapiñas, es la enorme cuña que ha partido el territorio nacional, y ha escindido la unidad que antes imperaba, más por el amor que por la fuerza, en las regiones congregadas por la obra de los siglos en torno del mismo hogar. Y mientras no arranquemos esa cuña, no habrá unidad nacional ni Patria española, sino un rebaño de siervos dirigidos por el látigo de los tiranuelos parlamentarios y las plumas de los rotativos. (Juan Vázquez de Mella – El Verbo de la Tradición)

Conforme a su naturaleza

En consecuencia, la comunidad política no puede ser indiferente ante el fin humano, pues ella existe para hacer posible al hombre una vida conforme a su naturaleza -no otra cosa significa la politicidad de naturaleza humana. El gobernar implica el conocimiento del bien del hombre que, en cuanto bien de cada uno, es bien común a todos. (Juan Fernando Segovia – Verbo)

Milton blasfemo

No puedo comprender la distinción entre el hombre y el poeta; entre los pasajes puros y los impuros. Si un hombre ofende al objeto de mi amor, no puedo recibir de él consuelo ni placer, y no puedo concebir que con amor ardiente y delicado hacia nuestro Salvador puedan gustar las obras de su enemigo. La inteligencia admite distinciones, pero el corazón, no. Milton (¡maldita sea la memoria del blasfemo!) pasó gran parte de su vida escribiendo contra la divinidad de mi Señor, mi única fe, mi único amor; este pensamiento me envenena Byron, hollando sus deberes para con su patria y todos los afectos naturales, se rebajó vergonzosamente, vistiendo con hermosos ver el crimen y la incredulidad. (Sardá y Salvany – El liberalismo es pecado)

Propio dinamismo

Dentro de esta orientación ambital-relacional, debemos afirmar que el amor humano presenta, en virtud de su propio dinamismo, una proyección comunitaria, social. La vida comunitaria es el ámbito de realización del hombre. No procede interpretar la configuración de la misma como algo neutro. (Alfonso López Quintás – Manipulación del hombre en la defensa del divorcio)