Pablo

Espiral auto-destructiva

maría enseñando andar a jesús¿Qué sucede en la sociedad cuando no se hace caso a la enseñanza de la Iglesia y son frecuentes las operaciones de cambio de sexo? Sucede que la sociedad ingresa en una espiral auto-destructiva porque el individuo va en contra de su propia naturaleza, no encuentra la plenitud y la felicidad, no es feliz él ni hace felices a los demás. Además, está el factor demográfico, obviamente, porque se trata de opciones que desembocan en la infertilidad, en la ausencia del hijo como fruto de la donación esponsal. (Javier Navascués entrevista al P. Álvaro Sánchez Rueda – AHORA-INFORMACIÓN)

El perdonar

Jesús orienta, aportando detalles, sobre la necesidad del perdón para la convivencia real y fructífera. Exhorta a la corrección fraterna cuando alguien comete alguna falta. En Mt 18, 15 hay un protocolo a seguir para amar en santidad y justicia. Dada la debilidad humana, se nos dice que debemos perdonar “setenta veces siete” (Mt 18, 21). (Ángela Cabrera – VIDA SOBRENATURAL)

El padre Solá habla del demonio (28)

Una conversación perfectísima, como si fuera nativa de Inglaterra o nativa de Alemania. Y después de esto, cuando volvía en sí, no sabía nada; ni lo que le había pasado, ni hablarle. Le hablaba en cualquiera de aquellas lenguas y no entendía nada. “¿Qué dice?, ¿qué dice?”. Esto, para mí, es una prueba convincente. Además que son cosas que uno las ha de experimentar, porque no es lo mismo decirlo que pasarlo, hablar y ver que aquí el que habla no es aquella persona, sino que tiene una voz distinta, una voz más baja; una voz más profunda, cavernosa. No es la misma persona, por lo tanto uno se da cuenta de que allí hay algo. Aparte de la lengua que habla es la manera corno ella se expresa. (P. Francisco de Paula Solá S.J.)

Pudor y castidad  (112)

El celibato “acrecienta la idoneidad para oír la Palabra de Dios y para la oración” (Sacerdotal. coelib. 27). La oración, el trato íntimo y amistoso con el Señor, hace posible el celibato. Pero a su vez el celibato es una situación privilegiada para la vida de oración, pues mientras que el casado también ha de “ocuparse de las cosas del mundo, de cómo agradar a su mujer” (1ª Cor 7, 33), “la virginidad se ordena al bien del alma según la vida contemplativa, que consiste en ocuparse de las cosas de Dios” (STh II-II, 152,4; cf 1ª Cor 7,32). (José María Iraburu)

Transmutar el nacionalismo catalán

La única forma de transmutar el nacionalismo catalán, es profundizando en lo catalán -no eliminarlo ni tan siquiera limarlo-, hasta descubrir las raíces de la catalanidad hispánica como proyecto de hermanamiento perpetuo con las otras formas de Hispanidad que han surgido a lo largo de la historia y han configurado un destino común. De una Cataluña que sea ella misma brotará una España inmensamente grande y generosa, en la que el nacionalismo sólo será un mal recuerdo. (Javier Barraycoa – AHORA-INFORMACIÓN)

Sentirse enterrado en vida

¿Sólo quedará, pues, lugar a la desesperación, a la huida, al sentirse enterrado en vida, a las galeras de la total inmovilidad? ¿A esperar que cuando el Hijo del Hombre vuelva al mundo no encuentre fe? No, queda incólume, fulminante y cierto el secreto de la victoria. Es la batalla entre la Mujer y el dragón. Es María Inmaculada la encargada de esta hora de la historia. Y es Ella la medianera maternal para ir a Cristo. (José Ricart Torrens, Pbro. – AVE MARÍA)

Llevar una vida moral

Y por ello, para llevar una vida moral conforme a la propia naturaleza -y por supuesto para la vida sobrenatural- el hombre necesita de la gracia. Pero no hay que olvidar aquel principio capital del Aquinate: “Como quiera que la gracia no suprime la naturaleza, sino que la perfecciona, es necesario que la razón natural esté al servicio de la fe, de la misma forma que la tendencia natural de la voluntad se somete a la caridad”. (Enrique Martínez – CRISTIANDAD)