Isabel

La democracia me dice cual es mi voluntad

san josé sebastián - fundadorLa cultura hace que la opinión de la sociedad civil, lo prepolítico o la Nación Histórica o real, reconozca y acepte el régimen con mayor o menor entusiasmo o resignación, como parte del poder público. Depende del grado en que esté manipulada: “La democracia es la voluntad del pueblo. Todas las mañanas me sorprendo al descubrir en el periódico cuál es mi voluntad”, suele decir un comediante holandés. (Dalmacio Negro – RAZÓN ESPAÑOLA)

La mujer
Edith Stein

Se añade a esto el fortalecimiento en la fe a través de la compañía de los hombres que también mantienen dirigida la mirada al eterno norte, con la convivencia con aquellos que ya han entrado en la gloria y tienen el poder de ayudar, acaso un especial poder para una necesidad presente, ya que ellos se vieron protegidos en semejantes dificultades. Todos estos son medios que están al alcance de todo católico.

Rechazo de la Iglesia

En última instancia, la secularización es un proceso de desautorización de la Iglesia Católica, rectius, de negación de su autoridad, en tanto que ella posee y custodia la verdad respecto de Dios, del mundo y del hombre. La secularización es la negación o el rechazo franco y público de esta función de la Iglesia como autoridad supramundana, trascendente, que desde lo alto rige espiritualmente el mundo, porque a partir de una nueva idea de la fe, se elaboran nuevas ideas de la religión, la revelación y la tradición; esto es, de la Verdad. (Juan Fernando Segovia – VERBO)

Purificarnos (86)

Porque la resignación no es otra cosa que la sujeción nuestra a las disposiciones de la Providencia divina, es conformar nuestra voluntad con la voluntad de Dios: en una palabra, es creer que todo lo que nos pasa es ordenado por nuestro Creador con el objeto de purificarnos y hacernos justos, y por tanto debemos aceptarlo todo como venido de las manos de Dios, que es nuestro Padre celestial. (Jaime Solá Grané)

Estadísticas de salarios de la Agencia AEAT

“Según la Estadística de Salarios de la Agencia Estatal de Administración Tributaria (AEAT), que recoge todas las percepciones salariales declaradas, la masa salarial se ha incrementado un 69,3% entre 1994 y 2010, debido a que el número de personas asalariadas ha pasado de 11 a 18 millones; sin embargo, el salario medio en moneda constante sólo ha aumentado un 1,9%. En cambio, los beneficios empresariales -que se han incrementado un 47,8% entre dichos años en términos de PIB- han revalorizado la cotización de sus acciones en un 371 % según las cuentas financieras del Banco de España (…). Esto supone que los ingresos de empresarios y accionistas han sido muy superiores en conjunto a los de la mano de obra asalariada, lo que ha ampliado la brecha de recursos entre las clases sociales”. (Javier de Miguel – VERBO)

Política norteamericana

Igualmente, como en abril de 1940, los soviéticos asesinaron en los bosques de Katín, a 15.000 oficiales polacos prisioneros. Exactamente obraba Roosevelt. Fue el primer presidente norteamericano que reconoció oficialmente el régimen soviético, en 1933. Después le facilitó todos los medios para montar la industria de la URSS, con millones de dólares en maquinaria y fábricas, así como el envío de ingenieros y técnicos. China cayó en el comunismo gracias a la política americana. Su sucesor en la presidencia de los Estados Unidos, el masón Harry Salomón Truman, destituyó a Mac Arthur, el glorioso general que se daba cuenta del peligro que rondaba en el Extremo Oriente, y que fue la causa de que Corea, China y más tarde Vietnam, Laos, Camboya y otros pueblos asiáticos estén bajo la dictadura sangrienta del comunismo. (Mn. José Ricart Torrens – CATECISMO SOCIAL)

Debilidad política

El ethos europeo tradicional, ese que, como decíamos, echa sus raíces en una historia más que bimilenaria, ha disminuido su relevancia, porque Europa, con el quiebre de la unidad religiosa en adelante, con los absolutismos y con los procesos revolucionarios ha visto reemplazada su cultura por otra, cuya, quizá, principal característica es la pretensión de ser multicultural. No hay unidad religiosa ni unidad moral. La unidad política de la Unión Europea tendría la debilidad de fundarse en una visión de la política separada del bien moral real y, por ello, de un bien común capaz de aglutinar voluntades. (José Luis Widow Lira – VERBO)