Montserrat

Invierno demográfico

san antonio abadUna de las tragedias que estamos viviendo es el invierno demográfico, sobre todo en los países industrializados. Una de las causas de esta drástica reducción de los nacimientos es la pérdida del sentido de la historia. Entre las motivaciones que tienen las personas para traer hijos al mundo está el trasmitirles una herencia cultural de la cual se sienten orgullosos. (Mons. Ignacio Barreiro Carámbula – Verbo)

Obediencia al confesor

Cuando nuestro confesor estaba ausente, yo me confesaba con el arzobispo. Al descubrirle mi alma, recibí esta respuesta: Hija mía, ármate de mucha paciencia, si estas cosas vienen de Dios, tarde o temprano, se realizarán y te digo estar completamente tranquila. Yo, hija mía, te entiendo bien en estas cosas; y ahora, en cuanto al abandono de la Congregación y la idea de (fundar) otra, ni siquiera pienses en esto, ya que sería una grave tentación interior. (Santa María Faustina Kowalska – Diario – La Divina Misericordia en mi alma)

Burguesía neocapitalista

Uno de los que mejor entendieron ese suicidio fue Pasolini, arquetipo de lo que Gramsci llamaba “intelectual orgánico”, cuando dijo que la revuelta del 68 no había sido a la larga más que un medio de la burguesía para liberarse de unos valores que le habían dejado de interesar. Cómo es que, siendo Gramsci el filósofo marxista más respetado y citado, no sólo por la juventud respondona sino por los teóricos del eurocomunismo, ha alcanzado la equívoca fortuna de ser el filósofo por excelencia de la burguesía neocapitalista, es un misterio que Del Noce nos aclara en la obra que precisamente titula Il suicidio della rivoluzione (Rusconi, Milán, 1978). (Aquilino Duque – Razón Española)

Imposiciones extrañas

El municipio, la provincia y la región, no se pueden administrar ni regir en su vida interior sin imposiciones extrañas, sino que dependen de cualquier Poncio amovible a voluntad de un Ministro de la Gobernación; y el capital y la industria y la paz social de las ciudades más florecientes de España dependen de la impertinencias de un Dávila, el hombre en cuya cabeza las ideas, si llegan a penetrar, mueren corno los pájaros en la máquina neumática por falta de oxígeno. (Juan Vázquez de Mella – El Verbo de la Tradición)

Poder y autoridad

La “desinteligencia” moderna nace de su negación del orden natural de las cosas y de su desconocimiento de la finalidad objetiva, de la esencia reguladora del hombre y de la sociedad política. Porque “es el orden natural de los entes, o si se quiere su intrínseca finalidad objetiva, el que nos proporciona el criterio para establecer cuándo el poder es mero poder (y por tanto arbitrario) y cuándo, sin embargo, es autoridad”. En otras palabras, sólo la autoridad, que es poder verdadero, respeta el fin objetivo de los hombres, se ordena a él y gobierna atendiendo a él. Es lo que Santo Tomás expuso al decir que “gobernar significa conducir convenientemente lo que se gobierna al fin debido”. No a cualquier fin sino al fin que se debe al ente por cuanto es el fin del ente. (Juan Fernando Segovia – Verbo)

Asesina a las almas

¡Qué pena nos dio hace pocos meses leer en un periódico fervorosamente católico repetidos elogios y recomendaciones de un poeta célebre que ha escrito, en odio a la Iglesia, poemas como la Visión de Fr. Martín y La última lamentación de lord Byron! ¿Qué importa sea o no grande su mérito literario, si con este su mérito literario, nos asesina las almas que hemos de salvar? Lo mismo fuera guardarle consideración al bandido por brillo de la espada con que nos embiste, o por los bellos dibujos que adornan el fusil con que nos dispara. (Sardá y Salvany – El liberalismo es pecado)

Gobierno híbrido

A esta actitud de fidelidad abierta se opone la práctica facilona de hacer entrega del poder, y permitir, por imperativos pactistas, que la modelación de ciertas vertientes nada secundarias de la vida social sea realizada conforme a proyectos ideológicos no sólo distintos sino contrapuestos a las concepciones que vertebran la propia actividad política. La forma de gobierno híbrido que esta renuncia consensual provoca no permite conferir a la vida comunitaria una estructura firme que le confiera dinamismo y solidez. (Alfonso López Quintás – Manipulación del hombre en la defensa del divorcio)