El Consiliario

Virgen María con doce estrellas* No se trata de proselitismo, ni de otros ismo. Se trata de que Jesús nos ha dicho que vayamos a todo el mundo a enseñar lo que Él nos enseñó. El que creyere se salvará y el que no creyere se condenará.

* Leemos y oímos que debemos usar un nuevo lenguaje para transmitir el Evangelio y lo entiendan los hombres de nuestro tiempo. Decimos: El Evangelio no pasa nunca. Es la Palabra de Dios para todos los tiempos.

* Lo había leído otra veces, pero hoy se me ha grabado más: “El misterio del hombre sólo se esclarece en el misterio del Verbo encarnado” (Vaticano II). Esta es nuestra dignidad humana. Las ideologías modernas que rebajan al hombre a mera bestia son demoniacas.

* Jesús nos advirtió: “Por sus frutos los conoceréis”. La democracia de nuestros días da frutos diabólicos: aborto, eutanasia, experimentación con embriones que son seres humanos, divorcios, destrucción del matrimonio como lo fundó Dios, un hombre con una mujer para siempre; homosexualismo, deformación de niños y adolescentes con libros de textos corruptos etc.